¿Qué es la abdominoplastia (tummy tuck)?

La abdominoplastia o tummy tuck es una cirugía estética de abdomen que cada vez se vuelve más popular.

La abdominoplastia Tummy Tuck, es ideal para personas que desean definir su abdomen, es un procedimiento sencillo que te permitirá lucir el abdomen plano que en ocasiones no se logra obtener a pesar de seguir una dieta balanceada y buenas rutinas de ejercicios.

Por esa razón, la práctica de este procedimiento cada vez es más popular, alcanzando a posicionarse entre las cirugías estéticas más populares, junto con el tratamiento de aumento de pecho.

Si estás interesado en obtener un abdomen plano y definido, ¡quédate!. A Continuación, hablaremos más sobre este procedimiento estético que se está volviendo el favorito de muchos.

¿En qué consiste la abdominoplastia tummy tuck?

La abdominoplastia tummy tuck es una intervención estética que consiste en extirpar 15 centímetros, aproximadamente, de grasa y piel de la zona inferior del abdomen.

La extirpación se realiza de manera elíptica, a fin de suturar fascias del músculo abdominal, abarcando la zona del ombligo y el área púbica. 

Sumado a ello, se aplica una lipoaspiración, la cual se adaptará de acuerdo a las necesidades del paciente, es decir, si necesita cubrir los laterales de la cintura para moldear o no.

Este tipo de cirugía se considera un mini procedimiento estético, ya que es más rápido y menos agresivo que otras cirugías en el campo.

Cuidados antes de la cirugía

Previo a la intervención, el profesional encargado deberá asignarte una dieta, la cual ayudará a determinar la cantidad de grasa localizada que se debe retirar y el nivel de flacidez abdominal a tratar.

El plan de operación de la abdominoplastia tummy tuck dura aproximadamente dos horas. 

Cuidados post-operatorios

La recuperación tras someterse a una tummy tuck es rápida, tan solo 3 días después el paciente puede retomar su rutina diaria. 

El paciente permanecerá en el hospital durante las primeras 12 horas, de manera de observar su evolución tras la operación. Luego, deberá llevar, durante los primeros 21 días, una faja post-operatoria y abstenerse de realizar cualquier ejercicio abdominal, a fin de lograr una buena recuperación.

Tras el lapso de 3 semanas, la zona implicada se desinflamará y es cuando se harán evidente los cambios realizados en la cirugía.

La abdominoplastia tummy tuck, ofrece los mejores resultados en los casos en que los pacientes tienen abdominales debilitados, exceso de grasa y piel. Tras recuperarse es recomendable que la persona continúe con una dieta balanceada y rutinas de ejercicio, a fin de no perder lo logrado en la cirugía.

En cuanto a la cicatriz, es imperceptible totalmente disimulable. 

¿Para quiénes se recomienda la abdominoplastia tummy tuck?

Si eres una persona que se encuentra o está cerca de su peso ideal pero aun no logras alcanzar la definición que deseas para tu abdomen, esta cirugía es para ti.

Y es que, en ocasiones a pesar de practicar una dieta balanceada y rutinas de ejercicio estrictas, no se logra definir el abdomen, ya que ciertamente adelgazan pero la grasa localizada en el área abdominal no se va.

Por otra parte, la abdominoplastia tummy tuck es recomendada en casos donde los pacientes presentan piel flácida, ya que no solo se retirará la grasa localizada sino que también parte de la piel, permitiendo lucir un abdomen con apariencia lisa y tonificada.

Por último, pero no menos importante, es necesario recordar que todo procedimiento quirúrgico debe ser considerado como un riesgo para el paciente, de manera que es vital contar con la guía de un cirujano profesional, que te ofrezca una asesoría personalizada y con el cual te sientas cómoda.

¿Te animarías a realizarte una abdominoplastia tummy tuck?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *